Smart Cities: progresando al futuro

La nube será la columna vertebral de las ciudades del futuro, donde se estima vivirán seis mil millones de personas a mediados del siglo XXI, y que consumirán el 70% de la energía del planeta. Aparcamientos urbanos, coches y taxis autónomos, trenes, metro, y autobuses serán todos más seguros, mejor gestionados, eficientes y ecológicos gracias a un mejor  almacenamiento y análisis  de datos en la nube. Todos estos factores están  poco a poco dando lugar  a las llamadas  ciudades inteligentes, con las que afrontar los retos energéticos, sostenibilidad, movilidad y calidad de vida para todos.

Una ‘ciudad inteligente’ es un área urbana que integra tecnología de información y comunicación utilizando diferentes tipos de sensores de recopilación de datos para administrar eficientemente operaciones y servicios de la ciudad tales como sistemas de transporte, redes de suministro de agua y gestión de basuras, escuelas, bibliotecas, hospitales y otros servicios públicos.

Las personas, los procesos y la tecnología son los tres ingredientes para  el éxito de una iniciativa de ciudad inteligente. Las ciudades deben estudiar a sus ciudadanos y comunidades, conocer los procesos y luego crear políticas. La tecnología se puede implementar para interactuar directamente con la infraestructura de la ciudad, y así poder vigilar lo que está sucediendo  y cómo  evoluciona la ciudad. De esta forma, se satisfacen las necesidades de los ciudadanos, se crean oportunidades económicas, y mejora  la calidad de vida para todos.

 

 

Europa occidental está a la vanguardia del desarrollo urbano y en este artículo, veremos 5 ejemplos  innovadores que mejoran las vidas de sus ciudadanos y visitantes mediante el uso de tecnología inteligente:

Ginebra, Suiza

Ginebra está instalando 650 sensores de estacionamiento para hacer que encontrar una plaza de aparcamiento sea mucho más rápido y fácil. Los sensores pueden detectar la llegada y salida de vehículos, y los conductores usarán una aplicación de smartphone  para averiguar qué plazas de aparcamiento son gratuitas. Los sensores también proporcionarán datos estadísticos, como la ocupación y la rotación de las áreas más pobladas de la ciudad.

TOSA, el sistema de autobuses eléctricos de la ciudad, tiene la misma flexibilidad que los autobuses diésel, sin dejar de ser 100% ecológico. Cada autobús se carga solo durante cinco minutos en la terminal antes de comenzar su viaje, y requiere solo una recarga ultrarrápida de 20 segundos que tiene lugar cada cuatro paradas, en ruta.

 

Santander, España

Desde 2009, la ciudad  cuenta con 20.000 sensores distribuidos a lo largo de su paisaje urbano. La ciudad está afrontando con éxito  muchos de los desafíos que trae el siglo XXI.

En los parques públicos los sensores especiales miden la humedad del suelo y encienden los rociadores cuando están demasiado secos. Además, las lámparas de la calle solo se iluminan cuando hay una persona cerca. Se espera que esto genere alrededor del 80% de ahorro de energía. Incluso los cubos de basura informan automáticamente a las autoridades  cuando deben vaciarse.

El desarrollo más revolucionario de todos es la solución de movilidad inteligente que vigila las plazas de aparcamiento en el pequeño centro de la ciudad. Los sensores que detectan campos magnéticos pueden indicar si una plaza de aparcamiento está libre o no, y redirigen automáticamente el tráfico en consecuencia.

Amsterdam, Holanda

Las farolas en Ámsterdam se han modernizado para permitir a los responsables municipales atenuar las luces según el uso de los peatones, o ajustarlas de acuerdo con el clima. La energía ahorrada se puede utilizar para otras funciones, como alimentar la red WiFi o medir la calidad del aire.

La aplicación Mobypark de Ámsterdam permite a los propietarios de plazas de aparcamiento  alquilarlas a personas por una tarifa. Los datos generados a partir de esta aplicación pueden ser utilizados por la ciudad para determinar la demanda de aparcamiento y  organizar mejor los flujos de tráfico en Amsterdam.

Barcelona, ​​España

La tecnología de sensores se ha implementado en el sistema de riego del Parc del Centre de Poblenou, donde se transmiten datos en tiempo real a los equipos de jardinería sobre el nivel de agua que necesitan las plantas.

Cuando se pone en marcha un vehículo de emergencias en Barcelona, ​​ se tiene en cuenta y se registra en el sistema de semáforos la ruta más eficiente del vehículo, poniendo todas los semáforos en verde a medida que el vehículo se acerca mediante una combinación de GPS y software de gestión del tráfico, permitiendo que los servicios de urgencias lleguen al lugar necesario  sin retrasos y de forma segura.

Bristol, Reino Unido

Bristol se ha convertido en la ciudad inteligente más importante del Reino Unido, superando a Londres. El ascenso de Bristol en los clasificación está directamente relacionado con dos proyectos clave: Bristol is Open y SPHERE.

SPHERE Labs Photoshoot, University of Bristol

Bristol is Open está desarrollando una ciudad abierta programable que ofrece a los ciudadanos más formas de participar y contribuir en la forma en que funciona su ciudad. Es una colaboración entre la industria tecnología, los medios y las telecomunicaciones, las universidades, sus ciudadanos y el gobierno local y nacional.

SPHERE está desarrollando sensores para el hogar para diagnosticar y ayudar a controlar las condiciones de salud y bienestar. Su tecnología ayudará al diagnóstico temprano, cambios en el estilo de vida y la capacidad de los pacientes para vivir en casa.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *